Las 500 vidas salvadas del hombre de los míl rescates

En el pirineo aragonés. El subteniente Miguel Domínguez durante una progresión en camilla sobre la nieve. Ha servido 42 años en el Grupo de Rescate Especial e Intervención en Montaña (Greim) de Boltaña (Huesca) y ha realizado más de 1.000 intervenciones. GUARDIA CIVIL

En el pirineo aragonés. El subteniente Miguel Domínguez durante una progresión en camilla sobre la nieve. Ha servido 42 años en el Grupo de Rescate Especial e Intervención en Montaña (Greim) de Boltaña (Huesca) y ha realizado más de 1.000 intervenciones. GUARDIA CIVIL

Se la han congelado los dedos, ha visto caer y morir a compañeros… pero este guardia civil es el ‘Schindler’ del Pirineo por las vidas que ha salvado.

Hoy es su cumpleaños (60) y se jubila. Rehúye hablar de las tragedias. “Se llevan dentro”, dice.

http://www.elmundo.es/cronica/2016/05/29/57488529e5fdeae0358b464f.html

Anuncios

Rescate

He capturado estas fotos de alguien en un muro de FB. Corresponden al operativo de la Guardia Civil de Montaña (EIREM) para extraer de un barranco del rio Fecha (afluente del Caldos, en Orense) el cuerpo de un barranquista portugués, que se quedó trabado en un paso estrecho el sábado día 21.

Si leeis el artículo publicado en la edición online de El País vereís los ingentes esfuerzos que se están dedicando para extraer el cuerpo del pobre hombre. Esfuerzos que me dan escalofríos y me hacen surgir preguntas: ¿qué pasa si no se puede extraer? ¿hay que seguir poniendo en peligro las vidas de los agentes hasta que se consiga? ¿hay que gastar todo ese esfuerzo, medios y dinero en desviar un río (¡desviar un río!) para sacar un cadáver?

No quiero polemizar, ni criticar. Me parece espeluznante: esos agentes -y todos los que colaboran en las tareas de rescate- se merecen algun tipo de premio por el tremendo esfuerzo realizado. No es solo esfuerzo físico (una cosa que hoy dia se valora poco, pese a lo que parezca). El objetivo es nada menos que modificar la naturaleza (desviar el caudal del río) para sacar el cuerpo. O sea esa naturaleza que tanto le gustaba a quien murió por su causa…

¿Y a nosotros qué nos dice esta historia?

Que extrememos la precaución en toda-toda actividad de montaña, o sin montaña, que también hay quienes mueren en una inocente “maratón solidaria”. Y que pensemos que lo importante de un Seguro no es lo que cuesta*. Y que pensemos en lo poco que vale nuestra vida… hasta que la perdemos en esas condiciones y entonces empieza a ser extremadamente cara en términos de otras vidas y de medios.

Hay muchas más cosas que se me ocurren, pero esto es un post en un blog que no es el mío.