México nos enseñó…

mexico

que tender puentes y abrir puertas es mejor que levantar  muros, colocar alambradas  y desasistir a los refugiados. O  que criminalizar a pueblos e inculpar  religiones. O que la xenofobia.

Como hacen algunos gobernantes irresponsables  que ponen en peligro  los derechos humanos y la convivencia.

Ahora es cuando hay que recordar ejemplos y figuras dignos como la del general mexicano Lázaro Cárdenas, que en 1939 -cuando algunas naciones miraban a otro lado-  no dudó en  abrir las puertas de México para acoger a  los niños españoles refugiados de la guerra,  ayudándoles a encontrar  un hogar y una segunda patria. Que entonces se comportaría como la primera de las patrias.

¡ Qué gran lección. Qué gran Presidente. Y qué gran nación !