El Camino Real de Panamá

by Matjamoe

Rutas comerciales españolas a través del istmo de Panamá.

Estoy leyendo estos días algo sobre los descubrimientos y la conquista española de América y, mira por donde, he ido a dar con la existencia de algunos tramos de los más antiguos caminos construidos por los españoles en lo que hoy es la república de Panamá: el Camino Real y el Camino de Cruces.
Estos caminos fueron construidos a partir de 1519, cuando se fundó la misma ciudad de Panamá, y eran las únicas vías que comunicaban el Atlántico con el Pacífico -que había sido descubierto apenas unos años antes, en 1513, por Núñez de Balboa.

En este enlace encontrareis información y un video sobre los esfuerzos de los panameños por recuperar parte de estas vías. El video (que no se puede enlazar directamente) es una pequeña delicia, que describe muy bien la problemática de la recuperación y el valor que estos caminos han tenido y pueden tener aún para las comunidades que habitan en esa zona.

El aspecto de los lugares ha debido cambiar mucho, pues se observan cultivos, intervenciones y en general humanización del paisaje natural, pero es asombroso que aun se conserven el suelo y el trazado original y que en torno a él se hayan creado leyendas, cómo no, acerca del oro y la plata que hacían la ruta.

Estos metales preciosos venían de Perú por mar, se embarcaban en la ciudad de Panamá y en principio se dirigían por medio de rehatas de mulas hacia Nombre de Dios, que fue también el nombre del camino original. De ahí, pasaban de nuevo por mar a Cuba o La Española y, desde éstas a España. Los problemas durante la estación lluviosa (El Darién es la región más lluviosa de toda América del Sur), así como el impacto del ataque del pirata Drake (1572/73), que obligó a abandonar la ciudad de Nombre de Dios, favorecieron la creación de una segunda ruta, que iba desde Portobelo a Panamá.

En este otro enlace del mismo diario panameño hay una pequeña infografía sobre la historia de estos caminos.

¡Hala, animaos!

 

 

 

 

 

Anuncios

17 pistas para un otoño marchoso

otonomarchoso

Senderismo, aves, setas, bosques, exposiciones y, este fin de semana, marcha en Ibiza. Planes para los próximos tres meses

Diez playas perfectas para septiembre y octubre

30 SEP 2016 – 00:00 CEST

http://elviajero.elpais.com/elviajero/2016/09/29/actualidad/1475142824_138205.html

Rutas y cultura

montana-palentina

Cuando se trata de ir más allás del puro deporte o del simple entretenimiento. Cuando se trata de caminar con un sentido peregrinal o de formación personal, nuestro país ofrece muchas iniciativas que tienen relación con el riquisimo patrimonio histórico de España en sus distintas regiones.

La Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico es una de tales iniciativas. Se trata de una fundación cultural privada sin ánimo de lucro, cuya labor en el campo del patrimonio ha sido ejemplar, como algunos hemos podido constatar a través de visitas (a pie y en bus) a los lugares donde han llevado a cabo sus hermosos proyectos de restauración y puesta en valor de monumentos románicos.

Desde hace unos años también proponen viajes dentro y fuera de España, recorridos cortos y cursos, además de otras iniciativas muy diversificadas -desde startups empresariales a residencias de mayores- que podéis conocer pinchando este enlace.

Esta que lo es, se marcha a un breve curso de caligrafía medieval en Aguilar de Campoó, cuyo resultado práctico ya os contaré. El curso va a tener lugar en el refectorio del enorme monasterio que da nombre a la fundación. El alojamiento se lleva a cabo en las dependencias monásticas, que tienen una pinta estupenda.

Lo importante, lo que quería contar a todos los P’andarines, es que el ocio formativo, el turismo cultural, no es ninguna rareza ni solamente para “frikis” (odio la palabra, última vez que la empleo, ¿queda claro?).

Es una buena alternativa al turismo masificado de sota-caballo-rey dentro y fuera de nuestras fronteras.

Es una forma de turistear y senderear tranquila, de conocer y valorar lo que hemos sido y de disfrutar mejor de lo que somos.

Caminar y pensar

Thoreau escribió el primer librito sobre andar y tambén el primero sobre “La desobediencia civil”.  En la foto, su cabañita en el bosque.

A Kant, Rousseau, Rimbaud y Nietzsche les gustaba salir a andar. Todos lo hacían de forma diferente. Los paseos del joven Rimbaud, dispersos y desordenados, estaban llenos de ira, mientras que Nietzsche buscaba en ellos la tonicidad y lo energético de la marcha. Kant era metódico y sistemático: tomaba cada día, a la misma hora, la misma ruta. Todos trasladaron en algún momento su despacho de trabajo al campo, donde las ideas fluían libres, en plena naturaleza.

¿Qué creíais, que no tenía que ver el andar con la filosofía?, pues sí.

Tan interesantes como las manías andariegas de Kant o Rousseau, es la entrevista con Fréderic Gros, autor de “Andar. Una filosofía” (ed. Taurus) que nos deja algunas perlas que merece la pena apreciar. Por ejemplo:

P. En su ensayo relaciona el andar con grandes filósofos, ¿por qué?
Esos pensadores convirtieron las montañas y los bosques en su lugar de trabajo. Para ellos, andar no era una actividad deportiva o un paseo turístico. Realmente salían con sus cuadernos y sus lápices para encontrar nuevas ideas. La soledad era una de las condiciones para crear.
(…) La marcha, además, no tiene nada de violento ni de brutal. Hay una regularidad en ella que apacigua, calma. Y se aleja de toda búsqueda de resultados. Por eso la primera frase del libro es: «andar no es un deporte». No hay que hacer marcas, no hay que superarse a sí mismo. Andar es una experiencia de lo más auténtica, aunque quizá no moderna.

Si queréis leer la entrevista toda entera, pinchar en el enlace. Dice cosas sobre el caminar que merecen mucho la pena. ¡Ah! Por supuesto, el autor tambien es un experto caminante. Aunque no le interesa acumular kilómetros, sino experiencia…

¡ Viva la montaña, viva !

 

viva la montaña

https://www.youtube.com/watch?v=uJvdisyXX10

 

Canción popular considerada como el himno de la montaña leonesa.

Viva la montaña viva,
viva el pueblo montañés,
que si la montaña muere
España perdida es.
Si pasas el río
no bebas el agua
que los mis amores
son de la montaña.
La montaña es un jardín.
las montañesas flores,
el que quiera ser feliz
busque en la montaña amores.
Si pasas el río
no bebas el agua
que los mis amores
son de la montaña.
Para florida Valencia,
Asturias para carbón,
y para niñas bonitas,
las montañas de León.
Si pasas el río
no bebas el agua
que los mis amores
son de la montaña.
Montañeses son mis padres,
montañeses mis abuelos,
y viven en la montaña,
mucho más cerca del cielo.
Si pasas el río
no bebas el agua
que los mis amores
son de la montaña.