Aida Herreros Ara tambien camina a Compostela siguiendo la línea de la costa cantábrica. Os lo dejo ahí, para que leais trocitos de su estupenda forma de mirar. Menos “caminante” que peregrina, porque lo importante son los ojos, no los pies.

Origen: Ficciones de lo real: MI CAMINO DE SANTIAGO 2015. DE GIJÓN A LUARCA. NOTAS DE VIAJE

Anuncios