Si yo viviera en Reikiavik aplaudiría con las orejitas. Bueno, ¡qué puñeta! Confieso que hay días en los que preferiría vivir en Reikiavik, para ver estas maravillas.

El Ayuntamiento de la capital islandesa decide tomar la medida ante la contaminación lumínica que impide disfrutar del fenómeno

Origen: Reikiavik apaga todas las luces de la ciudad para ver las auroras boreales | Ciencia | EL PAÍS

Anuncios